BELLAS PALABRAS

LEVITICO



Pasaje

Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios (19.2).


Oración

En éste día Señor te adoro, con todo mi ser te exalto y te honro, solo Tú mereces ésta adoración.


Declaración

El libro de Levítico es un manual para los sacerdotes y levitas (integrantes de la tribu de Leví) en el que se especifican sus deberes sacerdotales en la adoración y además es una guía para la vida de todo el pueblo de Dios. Es el libro de la Biblia donde más veces aparece la palabra “santo”, más de 150 veces. El autor es Moisés, escribió éste manual en el 1445 a.C. aproximadamente.

Desarrollo

Hechos a la imagen de Dios, fuimos creados para tener una relación íntima con Él; y cuando se rompe el compañerismo, quedamos incompletos y necesitamos restauración. La esencia de la adoración es la comunión con el Dios viviente. Es vital, pues toca el centro de nuestras vidas. Quizá por esto sea que se dedica un libro completo de la Biblia al culto de adoración. Después de la dramática salida de Israel de Egipto, la nación acampó al pie del monte Sinaí durante dos años para escuchar a Dios (Éxodo 19 a Números 10). Era un tiempo de descanso, de enseñanza, de edificación y de encontrarse con Él cara a cara. En Éxodo, la redención es el fundamento para la limpieza, la adoración y el servicio en Levítico. El mensaje de Levítico es la santidad de Dios ¿Pero cómo un pueblo impío podía acercarse a un Dios santo? Primero había que tratar con el pecado. Por eso, los primeros capítulos de Levítico dan instrucciones detalladas para ofrecer sacrificios, que eran los símbolos activos de arrepentimiento y obediencia. Fueran toros, grano, u ovejas, las ofrendas para el sacrificio tenían que ser perfectas, sin defectos: tipo del sacrificio último que vendría, Jesús, el Cordero de Dios. Jesús ha venido y ha abierto el camino hacia Dios como el sacrificio último al dar su vida como el sacrificio final en nuestro lugar. La verdadera adoración y la unidad con Dios comienzan cuando confesamos nuestro pecado y aceptamos a Cristo como el único que puede redimirnos del pecado y ayudarnos a acercarnos a Dios. El énfasis final de Levítico es la celebración. El libro da instrucciones para las fiestas. Estas eran ocasiones especiales, regulares y comunitarias para recordar lo que Dios había hecho, para darle gracias y rededicar las vidas a su servicio (23). Nuestras tradiciones cristianas y nuestras fiestas son diferentes, pero son ingredientes necesarios de la adoración. También nosotros necesitamos días especiales de adoración y celebración con nuestros hermanos y hermanas para recordar la bondad de Dios en nuestras vidas. Al leer Levítico, dedique su vida nuevamente a la santidad, y adore a Dios en confesión privada, en culto público y en celebración en grupo.