BELLAS PALABRAS

Probervios



Pasaje

“El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, y el conocimiento del Santo es inteligencia.” (9:10)


Oración

Gracias Señor por Tu Palabra, verdaderamente es lámpara a mis pies y guía en mi camino.


Declaración

Enseñar a la gente sabiduría, razones prudentes, justicia, juicio y equidad es el propósito del libro. En resumen, aplicar la sabiduría divina a la vida diaria y ofrecer instrucción moral. Salomón escribió la mayor parte del libro, junto con Agur y Lemuel que contribuyeron en algunas de las secciones finales. Salomón escribió y compiló la mayoría de estos proverbios al principio de su reinado.

Desarrollo

E l conocimiento es bueno, pero hay una gran diferencia entre el conocimiento (tener los hechos) y la sabiduría (aplicar esos hechos a la vida). Podemos acumular conocimiento, pero sin sabiduría, nuestro conocimiento es inútil. Debemos aprender cómo vivir lo que sabemos. Salomón, nos dejó un legado de sabiduría escrita en tres volúmenes: Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los cantares. En estos libros, bajo la inspiración del Espíritu Santo, nos da pautas y principios prácticos para la vida. Reflexión Un proverbio es una oración corta, concisa, que encierra una verdad moral. El libro de Proverbios es una colección de estas sabias declaraciones. El tema principal de Proverbios es, lógicamente, la naturaleza de la verdadera sabiduría. Salomón escribe: El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza (1.7). Luego procede a dar cientos de ejemplos prácticos de cómo vivir de acuerdo con la sabiduría divina. Proverbios abarca una amplia gama de temas, incluyendo la juventud y la disciplina, la vida familiar, el dominio propio y la resistencia a la tentación, asuntos de negocios, las palabras y la lengua, el conocimiento de Dios, el matrimonio, la búsqueda de la verdad, la riqueza y la pobreza, la inmoralidad y, por supuesto, la sabiduría. Estos proverbios son poemas cortos (por lo general en forma de versos pareados), que contienen una mezcla santa de sentido común y de advertencias oportunas. Si bien no tienen el propósito de enseñar doctrina, una persona que sigue su consejo caminará muy cerca de Dios. La palabra “proverbio” procede de un vocablo hebreo que significa “administrar o gobernar”, y estos dichos, recordatorios y advertencias, ofrecen un consejo profundo para gobernar nuestras vidas. Cuando era estudiante del seminario, recibí el gran consejo de leer un capítulo del libro de Proverbiospor día, como una forma de crear un depósito de sabiduría en mi alma. Esto me ha bendecido. En innumerables ocasiones, vi como el Espíritu Santo tomaba de ese depósito consejos y dirección para guiar mi vida y mi familia. Cuando lea Proverbios, comprenda que conocer a Dios es la clave para adquirir sabiduría. Escuche los pensamientos y las lecciones del hombre más sabio del mundo y aplique esas verdades a su vida. No solo lea estos proverbios, ¡practíquelos!