BELLAS PALABRAS

Job



Pasaje

“De oídas había oído hablar de ti, pero ahora te veo con mis propios ojos. “ (42:5)


Oración

Señor, elijo depender de Ti. Que ante cada batalla o prueba que me toque en la vida, pueda aprender y crecer. De Tú mano, puedo lograrlo.


Declaración

Job como obra, busca mostrar la soberanía de Dios y el significado de la fe verdadera. Plantea la pregunta ¿Por qué sufre el justo? El autor es desconocido, posiblemente Job. Se han sugerido los nombres de Moisés, Salomón o Eliú. La fecha es desconocida. Registra hechos que ocurrieron probablemente durante la época de los patriarcas, aproximadamente entre los años 2000–1800 a.C.

Desarrollo

Job no fue un personaje ficticio, inventado para este poema dramático; fue un hombre real en la historia. Ezequiel lo menciona (Ez 14.14–20) y también Santiago (Stg 5:11). Job fue un hombre justo, rico y con una sincera preocupación por las necesidades de los demás. No obstante, también fue un hombre confundido, porque no podía explicar por qué Dios le permitía atravesar tanta aflicción. Reflexión El libro de Job enseña varias lecciones: 1) Dios es soberano. No podemos entender sus acciones apelando sólo a la racionalidad; la fe debe descansar en el amor de Dios y en nuestro conocimiento de Él. La soberanía divina significa que Dios es todopoderoso; Él lo sabe todo, está en todas partes y sus decisiones son inapelables (Jer 10.10; Dn 4.17). Dios es el autor de todo el poder del universo. 2) Nos entenderemos a nosotros mismos y a nuestras vidas según comprendamos el carácter y las acciones de Dios. Cuando entendemos que Dios es benevolente con nosotros (Jn 10.10), que Dios cuida y comunica ese cuidado a sus hijos, esto lo cambia todo. La fe debe tener un lugar donde descansar. Cuando un sufrimiento profundo amenaza los fundamentos de la fe, como fue el caso de Job, un asalto a nuestras creencias puede destruirnos, a menos que tengamos estas verdades bien arraigadas. 3) En tiempos de tragedia enfrentamos la tentación de convertir a Dios en nuestro adversario y no en nuestro abogado. Si tomamos a Job como modelo, podemos declararnos inocentes y cuestionar la justicia de Dios, o podemos inclinarnos humildemente y esperar que Él se revele a sí mismo y a sus propósitos para nosotros. 4) La batalla de la fe es algo personal. Cada uno pasa por el crisol de la vida solo; debemos enfrentar los retos a nuestra fe en Dios resistiendo a fuerzas imposibles de vencer sin la ayuda y dependencia de Dios. 5) En algún momento de nuestra vida, seremos Job. Jesús advirtió que en el mundo hay aflicción, pero si elegimos