BELLAS PALABRAS

Filipenses



Pasaje

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (2:4)


Oración

¿Te animas a tener un tiempo solo de gratitud, sin pedir nada? Algo pasará en tu alma.


Declaración

Pablo escribió esta carta probablemente durante su primer encarcelamiento en Roma, alrededor del año 61 d.C., para agradecer a los filipenses la contribución que de ellos había recibido. También se refirió con palabras de cálida gratitud a Epafrodito, quien le trajo los presentes de Filipos y a quien enviaba de vuelta.

Desarrollo

Desde varios puntos de vista, ésta es la más hermosa de las cartas de Pablo. Llena de ternura, calor y afecto, su estilo es espontáneo, personal e informal, y nos ofrece un diario íntimo de las experiencias espirituales del apóstol. El gozo triunfante constituye la nota dominante de la carta. Aunque preso, Pablo está extraordinariamente feliz, y llama a sus lectores a regocijarse siempre en Cristo. La epístola enfatiza cuestiones éticas y prácticas y se centra en Jesucristo. Para Pablo, Cristo era más que un ejemplo, era su propia vida.


Reflexión

El libro de los Hechos (16:12) registra la fundación de la iglesia de Filipos,. Desde el principio esta iglesia desarrolló un poderoso celo misionero y apoyó el ministerio de Pablo. El apóstol mantuvo con los filipenses una relación más íntima que con cualquier otra iglesia.

Fue en Filipos, donde se dio aquella situación de Pablo y su compañero Silas, presos en el sótano de la cárcel, después de haber sido apaleados. Pensando en eso, es que el pasaje que elegimos para hoy tiene un peso especial.

No soy muy amigo de las cosas esquemáticas, ni muy devoto de los libros de pasos, claves y secretos, pero permítame, transmitirle lo de hoy día de una forma diferente.

Este pasaje, es el método de Pablo, para vivir en paz más allá de las situaciones de la vida y caminar por encima de las circunstancias.

•Alégrese. El apóstol lo dice dos veces por las dudas de que alguien no lo entienda. Regocijarse, es alegrarse mucho. Hágalo más allá de cómo estén las cosas. Cante, elija comenzar el día alabando a Dios.

•Exprese de forma vivible lo que siente por Dios. No lo esconda. Cante en casa. Cante en la calle. Es una decisión. Cualquiera canta cuando todo le va bien. Nosotros cantamos siempre.

•No se angustie y ore con acción de gracias. Más allá de lo que me toque enfrentar, Señor te doy gracias porque no estoy solo. De alguna manera, volverás ésta lucha para bien.

•Orando así, vendrá paz, la cual te guardará la mente y el corazón. Elija pensar solo en lo bueno. Por lo torcido ore con acción de gracias. Nunca lo difícil cambiará expresando desgracia.