BELLAS PALABRAS

Segunda epístola a los Corintios



Pasaje

“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios” (5:20)


Oración

Señor líbrame de ser jamás un motivo de discordia en Tu Iglesia.


Declaración

El apóstol Pablo escribe ésta carta a la iglesia en Corinto y a los cristianos por doquier alrededor de 55 al 57 d.C., desde Macedonia De varias maneras 2 Corintios refleja las relaciones de Pablo con la iglesia de Corinto durante el período que va desde su fundación, alrededor del año 50 d.C., hasta la fecha en que se escribió esta carta. Los varios episodios que tuvieron lugar en este intercambio entre Pablo y los corintios se pueden resumir como sigue: La visita cuando se fundó la iglesia se extendió por cerca de dieciocho meses (Hch 18). Pablo escribió una carta anterior a 1 Corintios (1Co 5:9). Pablo escribió 1 Corintios desde Éfeso, alrededor del año 55 d.C. Una breve pero dolorosa visita a Corinto causó “pena” a Pablo y a la iglesia (2Co 2:1). Tras la triste visita a Corinto, Pablo escribió una carta severa, llevada por Tito (2Co 2:4; 7:6). Pablo escribió 2 Corintios desde Macedonia, en camino de regreso a Corinto, en el año 55 ó 56 d.C. La visita final de Pablo a Corinto (Hch 20) tuvo lugar probablemente cuando escribió Romanos, justo antes de regresar a Jerusalén. La triste visita, que Hechos no recoge, y la carta severa que le siguió, constituyen el inmediato trasfondo de 2 Corintios.
No poseemos la carta severa, aunque algunos especialistas han sugerido que 2 Corintios 10–13 puede que haya formado parte de esa epístola.

Desarrollo

Ninguna carta del NT revela el verdadero carácter del ministro cristiano como lo hace esta. Ninguna carta dice tanto acerca de la ofrenda del cristiano, así como de su sufrimiento y triunfo espiritual.

Segunda de Corintios puede dividirse en tres partes fundamentales. Los primeros siete capítulos contienen la autodefensa de Pablo en relación con su conducta y ministerio. Explica el cambio en sus planes de visitar Corinto y responde a los cargos de falta de severidad. Al discutir el tema del ministerio cristiano, expone su naturaleza, sus problemas, sus motivaciones y sus responsabilidades.

La segunda parte, los capítulos 8 y 9, tratan de la ofrenda recogida por Pablo para los pobres santos de Judea. Pablo insta a los Corintios a ser liberales y a dar alegremente de manera que Dios pueda bendecirlos en cada momento.

Los capítulos 10 al 13 forman el tercer segmento de la carta y contienen un mensaje de condena a los detractores que quedan en la iglesia. Pablo responde a los excesos y calumnias de sus críticos y reivindica por completo su autoridad como apóstol.

Reflexión

Segunda de Corintios es una valiosa guía para examinar nuestros propios motivos de servir al Señor, ya seamos laicos o pastores ordenados. Como un instrumento del Espíritu Santo, esta carta puede refinar nuestros motivos hasta que reflejemos la clase de entrega desinteresada que Cristo ejemplificó mejor que nadie, pero que también encontramos en su siervo Pablo. Las instrucciones concernientes a la ofrenda para Jerusalén (caps. 8 y 9) destacan el manejo generoso de las finanzas, de la misma manera que Pablo lo hace a través de toda esta epístola.