BELLAS PALABRAS

1ª Cronicas



Pasaje

“Y entendió David que Jehová lo había confirmado como rey sobre Israel, y que había exaltado su reino sobre su pueblo Israel” (14:2).


Oración

Honro a los que caminaron en la fe antes que yo. Son parte de mi identidad y doy gracias por ellos, hayan caminado hace 3000 años o ayer.


Declaración

El autor de 1 y 2 de Crónicas es Esdras, de acuerdo con la tradición judía. Escribió este libro para todo Israel, aproximadamente en el 430 a.C. y registra los acontecimientos que ocurrieron desde 1000 —960 a.C. El primer libro de Crónicas establece un paralelo con 2 Samuel y sirve como un comentario de este último. Escrito después del cautiverio desde el punto de vista sacerdotal, 1 Crónicas enfatiza la historia religiosa de Judá e Israel.

Desarrollo

Creo que puede sernos útil éste pequeño resumen histórico, para situarnos en el tiempo en que ocurren los acontecimientos. • Saúl comienza su reinado, 1050 a.C. (1045 a.C.) • Muere Saúl, David llega al trono de Judá, 1010 • David es rey de todo Israel, 1003 • David captura Jerusalén, 1000 • David captura Rabá, 997(?) • Censo de David, 980(?) • Salomón llega al reinado, 970 • El reino se divide, 930 El libro previo, 2 Reyes, termina cuando Israel y Judá están en cautiverio, una época oscura para el pueblo de Dios. Sigue Crónicas (primero y segundo de Crónicas eran originalmente un solo libro), que escrito después del cautiverio resume la historia de Israel y hace énfasis en la herencia espiritual del pueblo judío en un intento por unir a la nación. Entrelaza cuidadosamente las historias, subrayando las lecciones espirituales y enseñando las verdades morales. En Crónicas el reino del norte se ignora virtualmente, los triunfos de David —no sus pecados— son recordados y se le da una gran importancia al templo como centro vital de la vida nacional. Reflexión Venimos de algún lado y vamos hacia algún lado. El pasado de Israel formó una base confiable para la reconstrucción de la nación después del exilio. Debido a que las promesas de Dios están reveladas en la Biblia, podemos conocerlo y confiar en que Él mantendrá su Palabra. Del mismo modo que Israel, no deberíamos tener una meta mayor en nuestra vida. Es con ese mismo propósito que el escritor de Crónicas comienza su trabajo unificador con una extensa genealogía. Sigue las raíces de la nación en una reunión familiar literaria, comenzando con Adán hace un recuento de su línea real y del plan amoroso de un Dios personal. Al leer el primer libro de Crónicas obtenemos una visión de Dios que trabaja por medio de su pueblo a lo largo de muchas generaciones. Estas personas son también sus antepasados.